Benito Vicente Blasco

Dirigente vecinal, presidente honorario de la Unión Vecinal Cesaraugusta

Benito Vicente Blasco, presidente honorario de la Unión Vecinal Cesaraugusta y de la asociación de vecinos San Pantaleón de Juslibol, falleció el martes 10 de julio, en Zaragoza, a los 71 años.

En el barrio rural de Juslibol inició su andadura a principios de los años 80, cuando el movimiento vecinal se revitalizó y cobró fuerza. Benito Vicente encabezó una lucha decidida por resolver un problema que a día de hoy sigue sin solucionarse: incorporar al ámbito de suelo urbano los terrenos de la zona de las cuevas en el barrio de Juslibol. A través de su asociación presentó numerosas alegaciones, informes y fueron incontables las reuniones que tuvo con distintos equipos de gobierno. Por esa labor fue reconocida su tenacidad y el espíritu de diálogo que nunca le abandonó.

Desde Juslibol dio en poco tiempo el salto a la defensa de los intereses de todos los zaragozanos. Él lo tenía claro y lo repetía muchas veces: “El punto de partida de las asociaciones deber ser el de estudiar constantemente la ciudad, desde nuestro entorno más cercano a los temas de mayor envergadura, ya que con este planteamiento es como mejor podemos ayudar en la toma de decisiones”.

A la presidencia de la Unión Vecinal Cesaraugusta llegó para sustituir a su fundador, José María Aguilar. El reto no era fácil, pero siempre tuvo la capacidad para rodearse de un buen equipo. Supo y quiso delegar y el diálogo fue una constante en su forma de trabajar. Durante su etapa como presidente se realizó un trabajo muy pormenorizado, que se plasmó en el dossier ´Problemas y propuestas de solución para nuestros distritos y barrios rurales`, que ofreció una magnífica radiografía de la situación de Zaragoza sin quedarse únicamente en la denuncia.

Le tocó vivir una etapa crucial en el desarrollo de la ciudad, como fue la llegada del AVE. El soterramiento o no de las vías, la elección de la ronda norte o sur y la recuperación de la estación de Delicias fueron algunos debates que impulsó a través de la Unión y para los que Benito Vicente siempre tuvo un juicio equilibrado intentando velar por los intereses generales de los zaragozanos.

Con esta actitud es como contribuyó a que la Unión Vecinal Cesaraugusta creciera más. Enseñó a muchos dirigentes vecinales a trabajar por los barrios, a reivindicar y a dialogar en la misma medida. Y durante su etapa de presidente se sumaron bastantes entidades al proyecto común de la Unión.

En el Ayuntamiento de Zaragoza coincidió su mandato con el de José Atarés como teniente de alcalde y, posteriormente, como alcalde. Los dos tenían un talante parecido, abierto y dialogante, que les llevó a encontrar muchos puntos de encuentro desde la discrepancia. Esa forma de ser y de actuar es su mejor legado.

D.E.P.

Unión Vecinal Cesaraugusta

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text.