La Unión Vecinal Cesaraugusta hace un llamamiento al Ayuntamiento de Zaragoza y al Gobierno de Aragón para que se sienten a dialogar sobre la prestación de los servicios vinculados al saneamiento y la depuración de aguas. La Unión pretende que las dos instituciones lleguen un acuerdo para evitar la duplicidad del cobro, tal y como está sucediendo en estos momentos al haberse girado a los zaragozanos desde hace unos meses la liquidación de un nuevo impuesto sobre la contaminación de las aguas.

“Se podría llegar a entender la legalidad de este tributo, que en cualquier caso no compartimos desde la Unión, pero lo que no puede ser de ninguna manera es que se produzca una duplicidad en el pago”, comenta el presidente de la Unión, José Luis Rivas. Desde la Unión se señala que en ambos gravámenes coinciden la dirección de suministro, el periodo facturado, el nombre del contribuyente y el volumen de agua consumida que da lugar a la producción de aguas residuales. “Lo que claramente evidencian estos datos –concluye José Luis Rivas– es una doble imposición tributaria”.

Por esta razón, la Unión anima a los responsables municipales y autonómicos a sentarse a hablar porque “desde la buena voluntad estamos seguros de que se puede llegar a un entendimiento; si se produce una cesión por las dos partes creemos que se puede avanzar hacia un acuerdo en beneficio de los intereses de los zaragozanos”.

Por otra parte, a la Unión Vecinal Cesaraugusta también le preocupa la cuota resultante de la emisión del Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA). “Hay recibos que se han girado que superan los 50 euros teniendo en cuenta que la bonificación que se aplica es del 70% respecto a lo que correspondería pagar; una bonificación que a buen seguro irá disminuyendo en años sucesivos, por lo que para muchas familias este tributo podría suponer el abono de más de 200 euros anuales”.

 

 

La Unión Vecinal Cesaraugusta insiste en que aunque el Gobierno de Aragón esgrime que el hecho imponible del ICA es la producción de aguas residuales, “se deja totalmente de lado que quienes construyeron y pagaron el saneamiento de dichas aguas fueron los zaragozanos, incluida la costosa inversión para construir la depuradora de La Cartuja, así que no tiene ningún sentido que los vecinos vuelvan a pagar por algo que ya han estado abonando por su cuenta y sin ningún tipo de ayuda”.

Desde la Unión Vecinal Cesaraugusta no se hace un llamamiento a la desobediencia para evitar el pago de este impuesto, ya que “entendemos que esa debe ser una decisión individual de cada contribuyente, pero sí que facilitamos el documento para que todos los zaragozanos que lo deseen pueda presentar un recurso de reposición contra la liquidación del ICA”.

Además, en relación a este tema, la Unión insiste en que “no nos importaría atender y centralizar las reclamaciones de los zaragozanos, tal y como hacen otras entidades supravecinales, pero lo cierto es que no disponemos de los recursos económicos ni del personal necesarios para hacer frente a esta demanda”. Es por ello que el presidente de la Unión pide una mejor financiación –similar a la que tienen entidades como la Federación de Barrios– para ofrecer un mejor servicio a los zaragozanos en relación a las alegaciones del ICA y a otras cuestiones de interés común.

 

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text.